Hugo “el Rojo” y mi derecho a elegir

Por Amanda Quintero (@amandaisabel87)

Este artículo fue publicado en el “Blog Planta Baja, porque todo comienza por el derecho a elegir”, en 2009


Una vez en la lejana tierra de Venépolis, el tirano de turno hizo una propuesta para cambiar el contrato social que definía las funciones del Estado. Los venepolenses lo llamaban  “Constitución” (al contrato) y a la propuesta la denominaban “Reforma”. En ella Hugo “el Rojo” -como le decían al tirano- proponía 33 modificaciones. Sus secuaces, “los máscaras duras”, sugerían 36 adicionales.

El evento dividió los mares de la política: el rojo del SÍ y el azul del NO.

Dos años después de la madrugada trasnochada en la que la esfinge Thibisays dijo “la tendencia es irreversible”, afirmando que el NO había ganado, un curioso venepolense se sentó a reflexionar en el Monte Ávilus: ¿A qué le dijimos que NO aquella vez?

Tres latidos se saltó su corazón cuando se dio cuenta de la estafa del tirano.  Cuatro lágrimas se deslizaron por su mejilla izquierda, el lado favorito de Hugo; su frustración incrementó.

Treinta y tres alteraciones recomendó “el Rojo”. Trece de estos descabellados puntos, ya habían sido igualmente aprobados por “decretos tiránicos” o acciones de facto:

Dos modificaciones para la geografía: la creación de regiones estratégicas y la aparición de las comunas.

Dos innovaciones en el rol de los guardianes: la creación de las “milicias rojas” y la incorporación de tintes carmines al ejército.

Cuatro deformaciones a la economía: la promoción de eliminación de la propiedad privada y su sustitución por la propiedad comunal, la pérdida de autonomía del Banco Central de Venépolis, la prohibición de monopolios solamente para el sector privado y la legalización de la expropiación de empresas “estratégicas”.

Cinco atribuciones nuevas para Hugo: modificación del período de gobierno (siempre para más), la incorporación de la recuperación de tierras por parte del Estado, la administración de las reservas internacionales en manos del tirano y mayor presupuesto para el tirano a cuenta de restarle dineros a las polis. Finalmente, aumento de poder para el gobierno central.

El pequeño venepolense recordó entonces las palabras de “el Rojo” después de que la esfinge Thibisays terminara su discurso: No se pudo por ahora, pero mantengo mi propuesta.

En ese momento su alegría no titubeó, después de participar en tantas protestas y hacer la cansona campaña de boca en boca por el NO no creía capaz a Hugo de pisotear el voto de 4.504.354 venepolenses.

Desde la cima del Monte Ávilus volteó hacia el Palacio de los Capullos y en voz alta recitó:

Te maldigo, Rojo, por burlarte del demos en tu intento de kratos. Te maldigo por vender ilusiones que nunca cumplirás y por montar un teatro de democracia en la que no crees. Maldigo tu discurso vacío y a tus secuaces por convertirse en lo que criticaron, por ser la nueva rojiburgesía que se ríe de mi voto, de mis principios y de mí.

Por eso en tu reino domina la anarquía, porque creíste que nuestro derecho a elegir  te lo podías quedar tú.

Anuncios

Un comentario en “Hugo “el Rojo” y mi derecho a elegir

  1. Pingback: #MuereChávez | Teclado Abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s