“La contraloría social sin información pública es un cliché”

Por Amanda Quintero (@amandaisabel87)

Este artículo fue publicado en el “Blog Planta Baja, porque todo comienza por el derecho a elegir”, en 2010

“Los electores y electoras tienen derecho a que sus representantes rindan cuentas públicas, transparentes y periódicas sobre su gestión, de acuerdo con el programa presentado”

Artículo 66

de la Constitución Bolivariana de Venezuela

Estaba un taller sobre Presupuesto Nacional, que es la herramienta más poderosa de planificación y control que tiene un gobierno. En él se supone que vemos reflejadas las metas de la Nación, la importancia que se le da a los sectores impactan la calidad de vida del ciudadano y a su vez, los indicadores de cómo medir si se cumplieron los objetivos, a fin de cuentas ese dinero es público y al público le pertenece.

En otras palabras, todo el que paga impuestos –llámese IVA, ISLR, Impuesto al Tabaco, Tasa Aeroportuaria, etc.- quiere verlo reflejado en buenas calles, buenos hospitales, educación de calidad y seguridad ciudadana; si de ñapa viene con un poco de cultura mejor. Además,  uno quiere saber cómo es que si a los impuestos se le suman algunos dolarillos de la renta petrolera uno siente que las cosas por lo general se deterioran año tras año.

Es en ese momento de reflexión es cuando a uno le toca estar en un lugar como ese taller, escuchando expertos diciendo cosas como «el monto asignado para alimentación en las escuelas bolivarianas a nivel nacional no varía desde hace tres años», «todos los ministerios recibirán en términos reales (dejando de lado la inflación) menos fondos que en 2010, con la excepción de Salud», o más aún «cerca del 25% de lo que ha gastado el gobierno este año se ha hecho vía créditos adicionales».

Esa sí es la tapa del frasco, los créditos adicionales son en pocas palabras dinero que se aprueba desde el despacho a de la presidencia a quien mejor le parezca y sin ningún tipo de contraloría, de auditoría o incluso sin publicar información sobre a dónde va a parar ese dinero, quién se hace responsable, o en qué lapso debe ejecutarse. Este dinero viene de los fulanos «fondos extrapresupuestarios» que le entran al país, entre otras cosas, cuando el barril de petróleo se vende a más de $40 por barril y que se acumula en los fulanos FONDEN, Fondo Miranda, Fondo Chino-Venezolano, etc.

Ahí, escuché al P.h.D en Economía Política José Manuel Puentes decir que se estima que se estima que Venezuela ha acumulado en los últimos cinco años 63 mil dólares, el equivalente a seis veces el PIB anual de un pequeño país centroamericano. Y si se pierde un milloncito ¿quién se entera? Hacer contraloría sin tener información es poco menos que imposible.

¿De qué sirve entonces votar por alcaldías y gobernaciones «descentralizadas»? Cuando se les pasa lo «justo y necesario» a todas, y luego extra a las que se portan bien con el jefe.

¿O extender la invitación al «pueblo» a que haga contraloría social? Cuando un cuarto del presupuesto se maneja con total discrecionalidad y sin ningún control.

¿De qué vale elegir una Asamblea que «representa los intereses de las regiones»? Cuando el derecho a elegir ya se reservó para quien se hace llamar «el comandante».

Basta de demagogia estadística, como dijo el doctor Puentes “La contraloría social sin información pública es un cliché”, así como lo es el derecho a elegir representantes que tiene un venezolano cuando sólo uno ejerce su voluntad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s