El anarcocapitalismo buhoneril

Por Amanda Quintero (@amandaisabel87)

Este artículo fue publicado en el “Blog Planta Baja, porque todo comienza por el derecho a elegir”, en 2010

Iba caminando de la universidad al metro cuando vi a un hombre vendiendo papel toilette y me pregunté «¿qué carajos hace un buhonero vendiendo esto?», la respuesta vino a mí rápidamente: claro, hay escasez y donde hay escasez hay mercado.

Fue entonces cuando conecté los puntos ¿quién dijo que en Venezuela no hay gente de derecha? Una cosa es lo que la gente dice y otra muy diferente lo que hace, la prueba: los buhoneros. No pude corroborar esto con el señor del papel higiénico porque era tarde, pero decidí entrevistar a los buhoneros de Bellas Artes.

Le pregunté a los pocos que se atrevieron a contestar (6 ó 7) sobre cómo compran su mercancía, cómo le ponen el precio para venta, si cumplen con algún tipo de regulación y lo más interesante, si se consideran empresarios. La respuestas fueron muy homogéneas, por no decir que unánimes.

Todos compran su mercancía a mayoristas en La Hoyada y Capitolio, así como todos le suben al costo inicial porcentajes de ganancia individual bárbaros: los más bajos oscilan entre el 30 y el 40%, y los más altos llegan a triplicar el valor de costo ¿y con qué método? Al ojo por ciento, unos porque inventan los precios cuando el cliente les pregunta, otros porque ceden a la negociación del momento (especulación). Con esa estrategia hacen un promedio de BsF. 200 diarios, unos más, otros menos. Eso implica en el peor de los casos una ganancia neta de al menos BsF. 1600 al mes.

Ninguno clama regirse bajo algún tipo de regulación, ni de precios, ni de espacio, ni de impuestos. Finalmente ninguno se considera empresario, todos alegan que para ser empresario «hay que tener capital», cuando les pregunté qué entendían por capital todos contestaron que eso era «mucho dinero». Sin embargo, el capital se define como dinero que se dispone para inversión con el objetivo de obtener un beneficio; y un empresario se define como alguien que dirige un negocio propio.

Pues bien, los buhoneros son empresarios y además anarcocapitalistas ¡la extrema derecha! A ellos nadie los gobierna, su único regulador es el regateo, ajustan su precio según el libre mercado y a ellos nadie los cierra por remarcaje. Sus libertades económicas reflejan en su máxima expresión el famoso laisser faire, laisser passer, dejar hacer, dejar pasar.

Mientras tanto, los macabros empresarios formales, esos que retienen IVA, declaran ISLR, pagan seguro social y todas esas maravillas que van a parar al fisco, son cada día más regulados, más intervenidos, más súbditos del Poder Estatal.

¿Qué opciones tienen los buhoneros? Todas, son libres y dueños de su negocio…

¿Qué opciones tiene la empresa formal? Pocas, la más insigne: la sumisión, de lo contrario se arriesgan a la voz del «exprópiese por especulador»

Anuncios

Un comentario en “El anarcocapitalismo buhoneril

  1. Está excelente este artículo, me gusta mucho la manera en que va enfocado, puesto que en un país izquierdoso y anticapitalista, la población “de a pie” no tienen ningún interés en este tipo de tendencias, al menos no en la práctica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s