#14A, una victoria política

platano maduro*Toma un respiro profundo*

En política lo importante no es ganar, sino convertirse en un jugador clave. Dejando de lado el mal sabor que nos pudo haber dejado el resultado de ayer, e independientemente de lo que pueda arrojar el reconteo del “100% de los votos” *guiño*, lo que pasó ayer fue una Victoria –con mayúscula- para Henrique Capriles Radonski. Verán, todo malestar que pueda estar sintiendo algún opositor es absolutamente cuestión de semántica: ganar-perder [las elecciones]. Señores, esto no es un partido de fútbol. Es verdad, un candidato –en la absurda legislación venezolana- gana con el 50% + 1 voto, pero alguien que saca 49% de los votos es estadísticamente tan líder como el que gana, y eso importa mucho.

En política lo que importa es ser un jugador de peso, basta con citar el caso de los judíos en los Estados Unidos que siendo menos del dos por ciento de la población tienen uno de los lobbies más sólidos en el país. Es decir, lo que importa es la capacidad de alzar la voz y que eso pese en las decisiones, la fuerza que se tenga para representar un grupo de interés y el señor Henrique Capriles –con 7 y pico millones de personas atrás- lo logró ayer. El 14-A fue una victoria política y lo que ocurrió ayer, si es que esos son los verdaderos resultados, no fue otra cosa que el rezago de lo que fue Hugo Chávez. Pero la estrecha victoria de Maduro habla por sí misma: en 10 días de campaña perdió casi un millón de votos entre abstencionistas y los que saltaron la talanquera. Será un gobierno ilegítimo y con arenas movedizas por piso político.

Además hay que pararse y pensar con detenimiento el esfuerzo titánico en términos de irregularidades fomentadas por el oficialismo para “alcanzar” *guiño* una ventaja de 1,5%. El Saldo #14A nos deja un Maduro desesperado, unos enchufados a los que no les tiembla el pulso para encomendar bandadas de mercenarios del siglo 21, a.k.a motorizados bolivarianos, a disparar a civiles indefensos en los centros electorales para infundir miedo y robar actas de votación; o los desvergonzados que con listas se paraban al lado de la cola y le “recordaban” a quienes eran empleados públicos o inscritos en una misión por quién debían votar.  La MUD no puede dejar de sacar a la luz este reporte de incidencias, esa paca de denuncias que tenía Capriles en la mano durante su rueda de prensa. Cada una de las tres mil y algo fue recogida por gente increíblemente valiente que fue voluntaria en los centros de votación de todo el país, que sintió que su vida estaba en peligro por pensar distinto. Yo recogí algunas de ellas así que espero que no se queden engavetadas “en nombre de evitar la confrontación”.

No sabemos qué va a pasar con este desconocimiento de resultados pero lo importante es concentrarnos en lo que pasa aquí y ahora, la política internacional que quede para los reportajes. Y sin desesperar, que los gobiernos pasan pero los países quedan.

Anuncios

Un comentario en “#14A, una victoria política

  1. Pingback: Perro que come manteca… mete la lengua en tapara | Teclado Abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s