Que no se nos olvide

ImageHace tantos días que Venezuela no descansa que comenzamos a olvidar.

Quizás quien lee fue de los que inició la ola de protestas que protagonizan venezolanos sin fronteras, o quizás de los que despertaron tras la noche del horror, pero sea como fuere, los días pasan y las memorias se hacen difusas.

Y cuando el cansancio golpea es cuando más debemos recordar las razones que nos llevaron a la calle, a la barricada, a la pancarta. Así que recordemos:

Recordemos que el 2013 cerró con una inflación de 56,1%, y que la de enero 2014 fue de 3,3%. A este ritmo, sus ingresos compran menos cada día y eso indigna, pero ¿sabe qué indigna más? Que la inflación es conscientemente promovida por el gobierno central, para que PDVSA pueda enfrentar sus obligaciones en bolívares, pero nos ven la cara de bolsas y nos dicen que es una «guerra económica», la única del mundo.

Recordemos que en enero 2014 la escasez promedio de productos básicos llegó a 28%, lo que obliga a todo el mundo a hacer largas colas, a comer «lo que haya» y a vivir pendiente de las bolsas de quienes ve caminando por la calle; y eso irrita, pero ¿sabe qué irrita más? Que la escasez de productos se deba a la negativa del gobierno central de tener una política cambiaria confiable, y la insistencia en dejar caer el flujo de caja de PDVSA sin rendir cuentas.

Recordemos que el 2013 cerró con un aproximado de 24.763 muertes violentas, con una tasa de impunidad que supera el 90%, sin contar que no hay cifras oficiales del mundo de los secuestros express; y eso enfurece, pero ¿sabe qué enfurece más? Que sea consecuencia de que año a año el presupuesto nacional para Seguridad Ciudadana decrece.

Recordemos que cada día huyen más venezolanos de una tierra que mengua las oportunidades de progreso, que en medio de una gran bonanza petrolera hay hospitales sin insumos, escuelas que se caen a pedazos, universidades públicas que se paran por falta de presupuesto y pare usted de contar… seguramente usted es protagonista de más de una de esas estadísticas. Y así llegamos a febrero.

En medio de ese asedio, ese que nos impulsa a los límites del individualismo frente a la sensación de que el Estado nos abandonó y se dedicó a proteger su estadía en el poder –poder que se escribe con letra$ verde$– salió el #1F Leopoeldo López a protestar por la situación de abundante escasez, inseguridad y desabastecimiento que el país atraviesa, y anunció que su partido, Voluntad Popular comenzaría a llevar adelante una serie de asambleas de calle para discutir #LaSalida…

El #2F López, Ledezma y Machado convocaron a una gran marcha para el 12 de Febrero. El primer llamado creó división entre los opositores.

El #4F la ULA-Táchira salieron a protestar en contra de la inseguridad tras el intento de violación de una estudiante en el campus universitario, lo que levantó una ola de protestas de varias universidades que habían reajustado horarios recientemente por medidas de seguridad.

Las protestas continuaron, y el #6F un grupo de estudiantes tachirenses fue acusado de atacar la residencia del gobernador de ese estado, el señor Vielma Mora, y como resultado hubo tres estudiantes detenidos que fueron llevados sin explicación (o razón aparente) a Coro. Las protestas continuaron y se fueron expandiendo, ahora para exigir la liberación de los estudiantes detenidos.

El #12F se llevó a cabo la marcha convocada por López, pero ya no solo era por el descontento general con la conocida «situación país», sino para llevar un comunicado a la Fiscalía General y exigir la liberación de los estudiantes tachirenses. Ese día los ánimos estaban caldeados, la protesta se extendió y hacia el final de la tarde aparecieron los primeros pistoleros que frente a la mirada silente y cómplice de los cuerpos policiales que abrieron fuego contra los manifestantes desarmados. Esa tarde murieron Bassil Da Costa (1), un estudiante de la Universidad Alejandro Humboldt, y Juan Montoya (2) ex-policía, ambos de disparos en la cabeza. Con la noticia Venezuela entera se estremeció… «¿Muertos en protestas de estudiantes? ¿Qué es esto?».

Esa tarde CONATEL saca a NTN24 de la parrilla de televisión por cable por reportar los hechos violentos del día. La protesta se movió a Chacao donde se repitió la escena, esta vez con más violencia, de lo que resultó muerto Roberto Redman (3), piloto… «¿Otro muerto? ¡Esto se está saliendo de control!». Horas más tarde comenzó a decirse que se había emitido una orden de arresto contra López por cargos de terrorismo, incitación a delinquir y daños a la propiedad y homicidio… «Enloquecieron ¿Terrorismo, de pana?». Y a todas estas el gobierno en cadena nacional inauguraba un monumento de La Batalla de La Victoria y Gustavo Dudamel dirigía un concierto que hacía homenaje. El presunto asesino de Montoya (oficialista) aparece al día siguiente, denunciado por el gobernador de Aragua, Tarek El Aissami (¿por qué el gobernador de un estado donde no murió el hombre declara?), ante las cámaras de CNN.

El #13F continúan las protestas estudiantiles, ahora no solo reclamando la inseguridad, la escasez, la inflación, la liberación de los estudiantes tachirenses, sino exigiendo justicia para con los asesinos de Da Costa, Montoya y Redman. Ese día distintos voceros del oficialismo denuncian ataques a edificios oficiales y el señor Maduro adopta la que de ahí en adelante será su postura: «estos grupúsculos» están «creando focos aislados de violencia» para destruir obras públicas… comenzarán entonces los masterpieces, videos editados con imágenes de vidrios rotos y vehículos incendiados. Por otro lado las redes sociales comienzan a estallar con contenido viral que documenta desde todo ángulo posible la violencia carroñera y descarada, amparada por guardias nacionales inmóviles, hacia las manifestaciones de civiles desarmados.

El #14F continúan las protestas, primero pacíficas, luego reprimidas con brutalidad, y continúa el cerco informativo, esta vez Twitter Co. Declara que el gobierno venezolano bloquea imágenes en la red social. Son hackeadas las cuentas de NTN24 y el PSUV. La desinformación formal sólo incrementa la viralidad de todo lo que sube a las redes sociales. Se formaliza la costumbre de encadenar durante el prime time para negar la escalada de violencia y acusar de fascistas a los manifestantes opositores; cada día se radicaliza más el discurso, y aparecen testimonios de lesionados –sin morados ni rasguños– denunciando violencia de parte de manifestantes.

Continúan las protestas, los intentos de allanamiento a Voluntad Popular y a la casa de los padres de López sin orden judicial, la represión, la violencia, las guarimbas. Apoyos y repudios van y vienen, y entre dimes y diretes López convoca una marche para que lo acompañen a entregarse a las autoridades el #18F pues dice que no tiene nada que temer. Continúan las detenciones, los maltratos, las torturas, las violaciones por parte de los cuerpos de orden público. Violencia desbordada y las protestas crecen en todo el país.

Tentando al diablo y con el mayor descaro del mundo, Nicolás Maduro convoca una marcha oficialista en el mismo punto de encuentro y a la misma hora que la convocada por López, sobornando a los trabajadores de PDVSA a presenciar la firma de su contrato colectivo (luego de casi dos años de negativas y repetidos encarcelamientos de los sindicalistas petroleros). Con la consigna «¡No entran fascistas a Caracas!», refiriéndose al Municipio Libertador, se bloquea el acceso en sentido E-O de la autopista Francisco Fajardo, el Boulevard de Sabana Grande y la Avenida Libertador. Y en medio de una multitud que, más que apoyarlo a él, está indignada con los recientes acontecimientos, se entrega a efectivos de la GNB. Al final de la noche se sabe que Diosdado Cabello personalmente condujo a López hasta el Palacio de Justicia, supuestamente por orden de Maduro (¿alguien sabe por qué el presidente del poder legislativo recibe órdenes del ejecutivo para cumplir funciones judiciales?) y posteriormente se informa que se ha postergado su audiencia y que lo llevan detenido a Ramo Verde, una prisión militar (siendo López un civil). Esa noche Maduro se vanagloria de haber garantizado la vida de seguridad de López, haciendo clara referencia a la constante violación de derechos humanos que ocurre en sistema de (in)justicia venezolano. Esa noche, en Carúpano, muere José Ernesto Méndez (5), estudiante menor de edad, arrollado por una camionera que pasó por encima de su cabeza en una manifestación.

Comienzan a salir órdenes de detención a nombre de más dirigentes de Voluntad Popular. Las protestas continúan, al igual que la violencia en contra de los manifestantes, y el #19F muere Génesis Carmona (6), estudiante y Miss Turismo Carabobo, tras un disparo que recibió en la cabeza el día anterior… «¡Cinco muertos! ¿A dónde va a parar esto?». Siguen las protestas en todo el país, Maduro insiste que todo es una conspiración para darle un «golpe de estado blando», continúa sin anunciar medidas para procesar a los asesinos y esa noche el Canciller Jaua (¿alguien sabe por qué el vocero de la política exterior hace declaraciones de orden interno?) declara que nadie está preso por protestar, sino por incurrir en actos violentos, y Venezuela entera siente el sabor a bilis ante tanto cinismo. Los opositores salen a protestar en mayores números, los chavistas simplemente guardan silencio. Ese mismo día se registraron disparos en una manifestación en Puerto Ordaz, e irresponsablemente, el Ministro de Interior, Justicia y Paz, Rodríguez Torres, denuncia la muerte de un ferrominero, Jesús Gutiérrez, pero luego es desmentido por un medio local. Esa tarde la audiencia de López se lleva a cabo en Ramo Verde y no en el Palacio de Justicia, donde una multitud le esperaba en apoyo.

Esa noche la violencia represiva llega a su clímax: una noche sin sueño invadida de videos y fotos de grupos armados, oficiales y paramilitares, ganando terreno por todo el territorio, especialmente en Caracas. Se levanta un caldo de odios que empuja a cuanto ser tiene alma hacia su lado más radical… «¡No es posible que el Estado esté reprimiendo de esta manera! ¿Con quién cuenta uno entonces?». Esa noche se anuncia la militarización del estado Táchira, lo que significará un bloqueo informativo más fuerte aun en ese estado; hubo denuncias de corte de luz y servicios de comunicaciones esa noche y en días posteriores (aún hoy sigue la desinformación).

El #20F continúan las protestas. Fallecen Delia Elena Lobo (7) en Mérida, por heridas sufridas al pisar una trampa de alambre de púas de alguna guarimba arrabalera, y  Arturo Alexis Martínez (8) en Barquisimeto, dirigente del PSUV y hermano del diputado Francisco Martínez, de un disparo en el pecho. Sigue la violencia en la calle, sigue la negación en las cadenas de radio y televisión; aunque se habla de paz la energía es otra. Se registran aviones y helicópteros de guerra sobrevolando San Cristóbal y Barquisimeto… «¿Es en serio? Con la inseguridad que hay en este país ¿y sacan el ejército a combatir civiles con barricadas?»

El #21F se producen movilizaciones a las defensorías del pueblo de todo el país,  para exigir respeto a derechos humanos, cese a la persecución política, a la represión y el establecimiento de responsabilidades ante las muertes y hechos violentos ocurridos a partir del 12 de febrero, liberación de los manifestantes y presos políticos, así como el desarme de los grupos irregulares. Esa noche muere Santiago Enrique Pedroza (9) en Caracas, al degollarse con una guaya colocada en una gaurimba nocturna. Esa noche, Rodríguez Torres exige justicia para los asesinos del joven de 29 años. Aunque el episodio es horroroso, la gente se indigna por la evidente discriminación de la administración de la justicia desde los personeros del gobierno, o al menos el discruso.

Cumpliéndose 10 días de protesta ininterrumpida la MUD convoca concentraciones en todo el país para pedir paz para el #22F. Las calles se llenan de Oriente a Occidente. Esa tarde, se confirma la muerte de Geraldin Moreno (10) muere en Valencia como consecuencia de perdigones disparados en su cara.

El #23F, en lo que parecía un día de tregua, en medio del silencio y el agotamiento, se confirmó la muerte de José Alejandro Márquez (11), quien tenía varios días en coma tras recibir una fractura de cráneo a manos de un GNB que lo golpeó con su casco. Maduro, en un acto desesperado, decreta no laborable el #27F en conmemoración de los 25 años del Caracazo, y para que se alargue el puente de Carnavales. San Cristóbal sigue sitiada, al parecer Mérida se le ha unido pero la desinformación no ayuda. Además, cuerpos de contrainteligencia intentaron detener al General Ángel Vivas sin orden de detención; el hombre salió al porche de su casa con una ametralladora y un chaleco anti-balas diciendo que si entraban abriría fuego, los oficiales se retiraron.

A la fecha el diputado Miguel Pizarro ha denunciado más de 500 detenciones en manifestaciones, y múltiples voceros han denunciado tortura, vejaciones, maltratos y hasta cobro de soborno por liberación de los estudiantes detenidos. Todos han sido liberados bajo la condición de no hacer declaraciones a medios de comunicación ni aparecer en eventos públicos.

Hoy #24F Venezuela amanece en protesta por cuarta semana consecutiva, siendo testigo de un febrero sangriento que ha cobrado 11 vidas en nombre del odio político y la desesperación de los ciudadanos que se sienten desamparados ante un Estado criminal y parcializado.

Voces se han sumado desde el exterior, unas más contundentes que otras. Todas piden paz para Venezuela.

Pero ¿cómo se alcanza la paz cuando no hay reconocimiento ni diálogo? Cuando el gobierno auspicia, protege, a grupos armados parapoliciales/paramilitares que arremeten abiertamente en contra de civiles desarmados ¿cómo se alcanza la paz cuando la fuerza del Estado se usa en todo su esplendor para reprimir protestas pacíficas y no para combatir la inseguridad?

¿Cómo se alcanza la paz en medio de la total anarquía que sirve de velo a los problemas económicos de raíces profundas?

Amanecerá y veremos.

Por ahora, #ElQueSeCansaPierde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s