La Economía del Desgobierno

edo caricatura maduro hablaLo primero es aceptar lo siguiente: a nivel macro todos somos números. Sé que cuesta, porque todos vivimos inevitablemente sumidos en nuestra inmediatez, pero dada la imposibilidad de ver la realidad caso a caso hacemos uso de herramientas sintetizadoras como la estadística. Esto no niega todos y cada uno de nosotros seamos importantes y que cada una de nuestras opiniones sean legítimas, pero para efectos de análisis siempre seremos encasillados; lo siento por los humanistas que ven con desaprobación las prácticas de quienes estamos en el bando de los números.

Lo segundo es recordar por qué «la política» y «la economía» están casadas. Por un lado, la política es la dinámica del ejercicio del poder, es decir, el juego de los tomadores de decisiones. Por el otro, la economía es el entendimiento del sistema como organismo vivo, que no es otra cosa que el resultado de cómo se organiza la sociedad para satisfacer sus necesidades. Luego, los políticos, tomadores de decisiones en representación de la sociedad, diseñan reglas de juego para que todos podamos tomar decisiones que satisfagan nuestras necesidades; y esas reglas de juego se diseñan, por lo general, en función del contexto económico ¿Se ve? Es una calle de dos vías.

***

Febrero me ha dado mucho que pensar, creo que a todos los que vivimos en Venezuela. Reconozco que caí en un vórtice de emociones revueltas y que me hice adicta –en todo el sentido de la palabra– a Twitter, quería ver más fotos, más videos, más panfletos, más opiniones, más artículos, más mentadas de madre a algún @fulano por haber dicho o dejado de decir cualquier intrascendencia. Por casi tres semanas no dormí una noche completa, lo palpable de la incertidumbre, la repulsión a tanta fuerza bruta, a tanto cinismo, a tanta histeria y anarquía me perseguía hasta en el subconsciente. El agotamiento físico le hacía eco a la angustia que sentía en el pecho, pero también a la mezcla de trabajo + protesta + cacerolazo + ejercicio como método de desahogo, y la escritura, mi fiel amiga que encuentra musa cuando mis pensamientos se abaten.  Así que decidí que aquello no podía continuar: «¿Qué vaina es, Amanda? Tú eres una mujer grande y capaz de pensar en frío. Mente sobre todo lo demás.» –me dije a mí misma. Y mi primer instinto fue diagramar el tablero.

Hay cinco tipos de jugadores en lo político. De derecha a izquierda:

  1. El opositor radical: guarimbero que está buscando la renuncia de Maduro, capaz de caer en métodos violentos (sin implicar muertes, pero sí fuego, piedras, barricadas). Maldice a los opositores light por condenar la guarimba apelando que dictadura no cae con marchitas faranduleras. Se indigna porque sus reclamos son tan válidos como los de cualquier otro ciudadano de este país y no cree en posibilidad de diálogo alguno. Está descontento con todo lo que emana del gobierno.
  2. El opositor light: institucionalista que llama a la paz y al diálogo, que, aunque coquetee con la idea de la renuncia de Maduro, es incapaz de aceptarlo. Maldice al opositor radical por crear caos y presentar una postura que «no suma», pero sí va a marchar. Cree fielmente que no hay posibilidad de que haya un cambio si «no bajan los barrios». Está descontento con la situación del país.
  3. El escéptico: perdió la fe en la humanidad hace mucho tiempo, no se identifica ni con la oposición ni con el gobierno pero llegada la elección toma postura. No es ciego a los problemas que enfrenta el país, pero tampoco cree que Maduro renuncie.
  4. El chavista que no es madurista: izquierdoso de corazón que da buen testimonio del legado de Chávez. Votó por Maduro sólo porque fue el designado. No está de acuerdo con cómo están yendo las cosas, pero como no se identifica con los líderes opositores tampoco protesta. Está convencido de que Maduro no saldrá porque no vienen elecciones ni se ha cumplido el período constitucional para solicitar un referendo. Está descontento con la situación del país.
  5. El chavista adoctrinado: religioso del Socialismo del Siglo XXI y la Revolución Bolivariana porque se siente beneficiario directo de las políticas de Chávez. Cree en la guerra económica, en la regulación de las ganancias, en el odio fascista, en la Paz de Maduro y en todo lo que el gobierno diga. Está contento con la situación del país.

La proporción política la conocemos de memoria: un país partido prácticamente en dos. La tensión de febrero afinó cada una de las posturas y ante la adversidad cada quién se aferró ciegamente a sus creencias, negando casi por completo la posibilidad de que cualquier otro grupo tuviese algo válido que decir. Nadie cede terreno, pero todos claman democracia, olvidando que la democracia es precisamente la libertad para que cada quien sea libre de pensar como mejor le parezca y permitir que las negociaciones lleven a la sociedad al mejor resultado posible. El problema es que la democracia es una idea liberal y tenemos demasiados años viviendo un gobierno de militares. El resultado: el serrucho está trancado en el diálogo político.

Pero la economía no espera. La falta de acciones también son decisiones que se reflejan en el sistema agregado. Que el gobierno decida ignorar a medio país ha hecho que medio país decida parar sus actividades normales y se dedique a protestar. Alguien podría decir que por más masivas que hayan sido las concentraciones, no es cierto que medio país esté protestando, pero eso sería ignorar el pecado por omisión. Los opositores radicales están en las calles, los opositores light se les suman de vez en cuando, y los escépticos y chavistas-no-maduristas miran la protesta en silencio, aunque sí desaprueban del uso excesivo de la fuerza y declaraciones como las del ilustre Ministro Héctor Rodríguez. Así que la crisis de gobernabilidad es innegable: la actividad económica ha bajado el ritmo, más de lo que ya estaba. Mientras los turnos se recortan, mientras la gente no puede llegar al trabajo, mientras las personas dejan de salir y prefieren quedarse en su casa, mientras las guarimbas impiden que la logística de distribución funcione con normalidad la escasez –que ya pasaba el 30%– se agudiza, y por tanto la gente se desespera y barre con lo que queda en los anaqueles.

Pero como dijimos al principio, la relación economía-política es una calle de dos vías. El origen de la protesta es la denuncia de un grupo que no se la cala más, que siente que su calidad de vida se desmorona y el gobierno –que aunque sea electo por mayoría es representante de todos– no solo desconoce el reclamo, sino que se burla de él.  El gobierno juega a enfrentar a la oposición con una retórica ambivalente, de paz y fascismo, de guerra económica y conferencias de la verdad, sin materializar una sola concesión, sin tomar en serio lo que medio país corea: el modelo productivo de economía planificada no sirve, no crece, no es confiable. Y eso no es un invento de los empresarios venezolanos, que según los voceros de Miraflores son marcianos con rashos láser llenos de odio que lo único que quieren es la destrucción del pueblo, esa es la conclusión de 200 años de estudios económicos. Y mientras el serrucho sigue trancado se hace más ensordecedor el rugido de una economía descontenta que suena a colas, a desabastecimiento, a dólar paralelo por los cielos, a inflación voraz.

Es verdad que estamos polarizados en votos, pero a la economía eso no le importa, ella no discrimina por el simple hecho de que todos somos parte de ella, y por eso, como dijo Lorenzo Mendoza en la fulana Conferencia de Paz: en lo económico no estamos polarizados. Si tomamos a los cinco grupos de jugadores que describimos , lo más probable es que la mayoría de los venezolanos estén descontentos con la situación económica.

Yo no veo a Maduro, ni a ninguno de sus asesores, dando su brazo a torcer porque para ellos no existe otro juego que el político. Pero mi opinión individual se diluye en la masa, lo que importa, es lo que el gobierno piense sobre la mayoría.

Anuncios

2 comentarios en “La Economía del Desgobierno

  1. Pingback: LA HORA MÁS OSCURA: DESTELLOS DE RESILIENCIA | Teclado Abierto

  2. Pingback: Depilación IPL – Mujeres del Siglo 21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s