La miseria y otras mentiras piadosas

red pillsMe asquea cada vez que alguien sale con el comentario ridículo de que vivimos en el país más feliz del mundo. El más disociado, me gusta pensar.

Por eso recibí con sabor agridulce la noticia de que el Cato Institute había publicado un estudio de Steve Hanke, un Senior Fellow de Johns Hopkins,  sobre un índice mundial de miseria que había arrojado –por mucho– a Venezuela como campeón de la medalla de oro: sin vacilar, la reseña catalogaba a Venezuela como el país más miserable del mundo.

Por instinto reté la teoría, más por costumbre de entender la metodología antes de creer el argumento que otra cosa. El índice utilizado en el artículo era una evolución del índice de miseria de Okun, una suma de la tasa de inflación y la tasa de desempleo de la economía. El índice de Arthur Okun fue completado por Robert Barro, quien le agregó el rendimiento de los bonos soberanos a 30 años y restó el crecimiento anual per cápita del PIB; es decir, el índice mide la combinación de que su dinero pierda valor, la probabilidad de que esté desempleado, que el gobierno le cobre más impuestos o reduzca el gasto fiscal para poder pagar la deuda pública y los cambios en su poder de compra –sí, todo eso se puede sumar porque son tasas expresadas en porcentajes. Desde un punto de vista estrictamente económico, la idea es que mientras más alta la suma (mayor valor del índice), más ha empeorado la situación del ciudadano promedio, lo cual sirve de indicador para medir su nivel de vida; si empeora puede medir su sensación de miseria. El índice es relativo, es decir, compara a las sociedades con su propio pasado y no en términos absolutos, lo cual va muy de la mano de la teoría prospectiva de Kahneman y Tversky, que afirma que el ser humano valora de forma asimétrica las pérdidas y las ganancias. El pago de la pérdida es desproporcionadamente grande y en sentido negativo, con respecto a las ganancias que tienen sentido positivo.

Ok. Entendida la metodología procedí a leer la tabla:

misery index 2013

 

Según el índice, la inflación venezolana durante el 2013 fue tal (el estudio toma en cuenta la subestimación oficial y hace la salvedad sobre las diferencias por devaluación y depreciación del tipo de cambio en el mercado negro) que los venezolanos somos las personas más miserables del mundo, por la simple razón que el deterioro económico del año pasado fue sencillamente masivo. Una sonrisa imperceptible se me derramó hacia el cachete izquierdo.

¡Por supuesto que era cierto! ¿Cómo podía haberlo dudado por un segundo? No tenía que decírmelo Hanke con un índice elaborado, basta con ver la cuenta de la panadería cada dos días, con la factura del automercado y los anuncios matutinos de mi madre para hacernos saber que se acabó tal cosa y que el que vea por favor compre; basta con recordar que no logro comprar ningún activo, que me faltan dedos en la mano para contar a mis amigos que han vivido secuestros, que ni que incluya los dedos de los pies puedo contar a la gente querida que se ha ido y se sigue yendo, hastiada y sin ganas de ver para atrás… basta con leer a Willy McKey que con elegancia literaria nos recuerda cuán jodidos estamos. Y esas son solo las variables observables… ni se hable de la pérdida de libertades, de la frustración y la resignación a la idea de que en Venezuela la respuesta siempre es «No». No hay. No se puede. No me da la gana de hacer el más mínimo esfuerzo. No. No hay diálogo. No me interesa. No se va a resolver a menos que te bajes de esa mula. No. No hay sonrisas ni pa’ un remedio.

Me quedé mirando la pantalla, inmóvil, sintiendo esa pequeña punzada que me da en la muñeca derecha luego de tantas horas frente a la computadora.

«Con razón la gente se convence con la idea de que Venezuela es un país feliz», pensé, «como dice Sabina, ciertos engaños son narcóticos contra el mal de amor»

Anuncios

LA HORA MÁS OSCURA: DESTELLOS DE RESILIENCIA

Protestas Altamira Sur

Tengo días haciendo el ejercicio de tratar de recuperar la cordura.

Desde que febrero comenzó a contar sus días, expresiones como «Caracas Muerde» y «La Ciudad de la Furia» se quedaron cortas, en buena parte porque los días son más largos cuando se cuentan en muertos y heridos, arrestos y liberados, barricadas y guarimbas, allanamientos y manifestantes; esa es una cuenta mucho más intensa porque se vive con angustia e indignación. Además, no es uno capaz de ocuparse de sus labores y dejar que los medios de comunicación le hagan el resumen del día cuando la [auto]censura es la norma. Se hace imperativo depender de nuestros timelines en Twitter, que si bien útiles, se caracterizan por un flujo de contenido masivo, lo cual te obliga a verlo hora a hora. Con tanto atropello documentado, el insomnio hizo gala revolcándose en la podredumbre. Como dijo Padrón:febrero fue el mes más largo.

Pero llegado marzo, y aunque no se haya resuelto ninguno de los problemas que llevaron a este estallido, se respira en el ambiente que entramos en otra etapa, y un síntoma de ello es que el círculo de intelectuales comienza ya no a reportar expresiones literarias de lo que sus sentidos captan, ni reseñas históricas con las que hacer paralelismos, sino que empieza a haber análisis y discusión sobre los hechos corrientes. Por ejemplo, la (muy cool) Librería Lugar Comúnaprovechó con espíritu emprendedor sus boletos de primera fila a los enfrentamientos diarios en Altamira Sur y ha estado convocando una serie de charlas con personajes que van desde Julio Coco hasta Margarita López Maya. Este domingo era el turno del Dr. Elías Pino Iturrieta, así que me entusiasmé a ir pensando en hacer un artículo sobre su exposición.

Parte de la experiencia es el proceso de acercase al sitio. Lugar Común está sobre la Av. Luis Roche, casi en la esquina que cruza con la Av. Francisco de Miranda, hoy –y por varias semanas– hot spot para la protesta guarimbera de Caracas. Desde donde se venga, hay que llegarle a pie, y lo primero que se nota son las trazas de furia. Hay una alfombra de tierra y basura que cubre toda la zona, tanto la acera como la calzada. Yo venía desde más arriba, así que caminé por la Plaza Francia. El hedor es imposible de ignorar: flota un incienso que mezcla basura y gasolina ahumada, salpimentado de gas lacrimógeno que se ha impregnado en todo lo que ahí está; los ojos pican ligeramente y hay que caminar con los pármados entrecerrados para protegerlos de la nube de polvo que el viento levanta a su paso. También hay vidrios y clavos regados por todas partes, y alambres rastreros que guindan de postes y árboles. Los cartuchos de las bombas usadas y perdigones se hacen compañía entre latas y hojas secas en las comisuras de las aceras. Y como si fuera poco, las alcantarillas se yerguen como colmillos del mismísimo infierno, cubiertas de inmundicia y óxido, dispuestas a morder a quien se acerque con una buena dosis de veneno de Tétanos. El grafiti –ese genuino hijo de la urbe– ha tatuado el concreto disponible, y pancartas de tela decoran con insolencia los marchitos árboles del sur de la plaza. Es innegable que el desgaste trascendió el alcance de unos hidro-jets y un par de cuñetes de pintura.

Finalmente llegué a la librería, solo para sorprenderme de lo llena que estaba. Nunca había visto una librería tan llena, había gente entre los pasillos, sentada en las sillitas del café de la parte trasera, incluso recostada de las estanterías, todos –como yo– en la comodidad de su pinta dominguera. Reconocí a un amigo de lejos y aproveché mi petit size para escurrirme entre las carteras y los brazos cruzados hasta alcanzarlo, con toda la suerte que este amigo había conseguido el mejor lugar para tomar notas: el counter de la caja. A pesar de la multitud, que pudiese haber despertado mis instintos claustrofóbicos, el olor a libros nuevos y café hizo que me sintiera a gusto. Mientras abría mi cuaderno y probaba que el bolígrafo tuviese tinta vi pasar al Dr. Pino hacia el fondo donde una barba con lentes le presentaría y haría entrega del micrófono. Y con una narrativa exquisita, propia de la gente inteligente que se ha dado a la tarea de leer comenzó su exposición.

Como no tengo ni la elegancia ni la elocuencia del famoso historiador no haré el esfuerzo de repetir lo que dijo, pero les ofrezco una síntesis de pocas líneas:

No es cierto que violencia como la que hemos visto estos días sea una cosa nueva en Venezuela, sólo que nuestro empeño en contar la historia romanceada nos hace miopes para reconocerlo. La historia política de nuestra tierra es una cruel, minada de episodios de desgobierno, de negación de libertades y veneración al tirano. La razón es una: no hay –y nunca ha habido– una convicción republicana amplia de valores liberales en la sociedad venezolana, y en consecuencia, eso de la democracia nos cuesta mucho, así como no parecemos estar dispuestos a morir por ella.

Lo que ha permeado han sido versiones truncadas de la democracia, como la idea de que si hay elecciones califica como tal. No tenemos la convicción de que el trabajo es el camino para el éxito individual, sino que el Estado siempre juega (y debe jugar) un papel importante, no somos estrictos en castigar a quienes incumplen las normas, formales o informales, y ese bochinche dificulta tanto la gobernabilidad como los negocios. Por eso son siempre los estudiantes quienes salen a defender los principios, esos pumas coléricos que actúan con el corazón y los ideales que han sacado de sus libros, que fueron impresos por editoriales foráneas y profesan los modelos liberales de las sociedades de mercado. Y Venezuela no es quite that, pero cuando uno sólo ha estado en un salón de clases y se tiene la cabeza caliente, uno cree que puede llegar a serlo, lo sueña, y se frustra al contrastar con el odioso discurso que sale de Miraflores . Esto da pie para encausar el reclamo de sus libertades, y de carambola la de todos los demás. Y gracias a Dios que es así.

La charla se acabó y caminé de vuelta a casa, y entre pasos me convencí de lo siguiente: febrero fue el despertar de una nueva etapa, de caos indudablemente, de radicalización y tensiones, que sirvió para desenmascarar los finos velos que aún cubrían de pretensiones democráticas a la dictadura que preside Nicolás Maduro, pues como leí de la pluma de Andrés Velasco en estos días, no se juzgan los gobiernos por haber llegado al poder con votos, sino por sus actitudes una vez en ejercicio. Y si el uso desmedido de la fuerza del Estado en contra manifestantes desarmados, el auspicio de grupos armados cuyo pulso no tiembla para disparar a la cabeza de algún idealista que se hallaba protestando, si la negación de la Fiscalía General para respuesta a los asesinatos políticos ocurridos durante las protestas y los allanamientos nocturnos al mejor estilo de la Gestapo no lo han convencido de las intenciones de los herederos de Chávez, nada lo hará. Mucho distan quienes están en el poder de querer promover las libertades individuales y garantizar los derechos de todos sin distingo de preferencias políticas, y hoy más que nunca es evidente para los venezolanos sensatos y para la comunidad internacional, aunque lo segundo poco importa.

Aun así, y aunque la he apoyado, la guarimba localizada ya cumplió su función: poner en evidencia que hay un descontento amplio, y que a la oposición le importa un bledo si es o no mayoría, tiene derecho ser escuchada como interlocutor válido en el terreno político, o de lo contrario seguirá trancado el serrucho, profundizando el modelo de economía en desgobierno. Y la mayor evidencia de la posibilidad de dar espacio a las minorías es que siendo los indígenas menos del 2% de la población del país tienen representación garantizada en todas las instancias de los “poderes públicos”.

Pero la resiliencia del venezolano ha comenzado a actuar. Ya nos acostumbramos al nuevo orden desordenado, ya dejó de sorprendernos. No tengo idea de a dónde irá a parar todo esto, si será el silencio que viene antes del crescendo de una larga y cruenta dictadura post-chavista, o el preludio que acompaña a la hora más oscura antes del amanecer.

«La locura hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados»
Albert Einstein

 

 

Publicado en Erika Tipo Web

Cabello, el Frank Underwook de Venezuela

El Sr. Daniel Lansberg-Rodríguez escribió este increíble artículo en The Atlantic el día de ayer. Les dejo una traducción al español para que nadie tenga excusas de perdérselo:

Image

Conozca a Diosdado Cabello: El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, vicepresidente del Partido Socialista Unido, y despiadado pragmatista por excelencia. Si los productores de House of Cards están pensando expandir su franquicia hacia el sur, deberían conocer al Frank Underwood de Venezuela.

Recientemente, la crisis política de Venezuela –protestas masivas en respuesta a una economía en declive, escasez desenfrenada, elevadas tasas de criminalidad, y polarización ideológica– ha sido principalmente reseñada en la prensa internacional como una lucha entre un gobierno monolítico y el asediado remanente de la clase media tradicional. Pero esta narrativa es superficial; muchas tramas, tanto personales como sociales, están andando por detrás de lo evidente. Y estas incluyen un amargo enfrentamiento entre el sucesor de Hugo Chávez  y su casi-sucesor para el alma de su partido y para el futuro del país.

Para una de las partes de este conflicto, el Presidente Nicolás Maduro, la tensión que se vive en Venezuela ha sido profundamente dañina. Está en el ojo del huracán  por demostrar su dependencia del uso de la violencia para lidiar con manifestantes desarmados, que ha dejado 18 (hoy 20) personas muertas. En alocuciones públicas, se le ve cada vez más cansado y angustiado.

Para la otra parte, Cabello, la turbulencia ha sido emocionante. De repente está en todos lados. Cuando emiten la orden de captura del popular líder de la oposición Leopoldo López, fue el mismo Cabello quien negoció su entrega con la familia. Más tarde, durante el arresto –un episodio absurdo en el que López se entrega en medio de una protesta masiva– fue Cabello quien se apareció a escoltarlo a la cárcel (a pesar de no tener ninguna autoridad judicial o policial), para presuntamente para “asegurar su seguridad”. Poco después,  cuando las fuerzas armadas se enfrentan a Ángel Vivas, un general retirado que puso barricadas alrededor de su casa desafiando una orden de arresto, fue Cabello –no Maduro– quien jugó el rol más dramático al momento de la confrontación por parte de la tolda oficial.

Lo que es más, pocos días después de que López llamó a la gente a protestar, los medios de comunicación oficiales anunciaron que Cabello estrenaría su propio show de televisión semanal. El primer episodio se caracterizó por una visita “sorpresa” de Maduro y un video musical de su hija, Daniella Cabello, en el que dedica una ballada al fallecido Chávez. El video se hizo viral entre los oficialistas, y Daniella ha salido en prensa por “perdonar” a un joven opositor que la mencionó en un tuit amenazante.

En otras palabras, mientras Venezuela vive el primer aniversario de la muerte de Chávez, la pelea entre Cabello y Maduro se hace más fuerte. Y Cabello parece estar ganando.

***

Diosdado Cabello comenzó su Carrera política como uno de los “camaradas en armas” más jóvenes de Chávez en el ejército, durante la intentona de golpe de Estado a Carlos Andrés Pérez en 1992. La conspitación fue frustrada, y Cabello fue brevemente encarcelado por su participación. Después de ser liberado, colaboró con Chávez durante su campaña presidencial en 1998, y fue prontamente elegido por su rudeza y eficiencia.

Su trayectoria política ha sido notoria tanto por su duración (Chávez era rápido para poner de lado a sus potenciales rivales) como por su variedad. Ha ocupado cargos como ministro de planificación, de  interior y justicia, de obras públicas y de vivienda, así como gobernador del estado Miranda, presidente de CONATEL, y jefe de campaña presidencial de Chávez. Luego del colapso del golpe sin sangre de 2002 que brevemente sacó a Chávez del poder, Cabello, entonces vicepresidente, incluso asumió la presidencia –una toma efímera que apenas duró unas pocas horas hasta que el mismo Chávez pudiese ser localizado y así reestablecido el orden constitucional (o al menos lo que en Venezuela pasa por serlo). Diez años después, con Chávez enfermo, muchos sospechaban que Diosdado sería ungido como su heredero, pero terminó siendo el ahora presidente, Nicolás Maduro.

Hoy, como cabeza de la asamblea legislativa unicameral dominada por los socialistas, Cabello, de 50 años, domina su feudo con una eficiencia brutal. A pesar del encarnado afán que le pone Kevin Spacey a su personaje, Cabello con frecuencia hace un mejor papel. Bajo su cargo, se ha hecho una costumbre en la Asamblea Nacional ignorar por completo las reglas constitucionales –muchas veces evitando que los parlamentarios opositores hablen en las sesiones, suspendiendo sus salarios, retirando la inmunidad parlamentaria de diputados problemáticos, y, una que otra vez, incluso siendo testigo de violencia física hacia los parlamentarios opositores durante la sesión.

***

En una region donde el charisma reina, Cabello es una rareza. Este no amasa su influencia como hipnotizador de multitudes, sino como maestro de la manipulación de aquellos que lo rodean. Ingeniosamente se apalanca con su posición y sus alianzas, destruye sin piedad a sus enemigos, recompensa generosamente a sus amigos, e incluso contribuye a rellenar puestos oficiales con miembros de su propia familia. Su esposa es miembro de la Asamblea Naciona, su hermano está a cargo del SENIAT, y su hermana es delegada ante las Naciones Unidas.

En estos días, Cabello ha logrado influir de manera importante sobre miembros clave de la sociedad como grandes empresarios y las fuerzas armadas, donde 36 generales pertenecen a la promoción de Cabello de la Academia Militar. Se rumora que los hilos de Cabello incluso se extienden a terrenos más oscuros, incluyendo presuntos lazos con organizaciones narco-traficantes y criminales. Un comunicado de la Embajada de los EEUU publicado en Wikileaks en 2009 calificaba a Cabello como un “polo mayúsculo” de corrupción dentro del régimen, describiéndolo como alguien que “estaba acumulando poder y control sobre el aparato del régimen, a menudo a través de la intimidación detrás de cámaras”. El comunicado también especulaba que “el mismo Chávez pudiese estar preocupado de no poder controlar el creciente poder que acumulaba Cabello”.

Esta estrategia no carece de desventajas. Cabello es personalmente despreciado por opositores del régimen, quienes lo ven como un mafioso intimidador, así como también muchos ciudadanos afectos al régimen desconfían de él, pues lo ven como corrupto, oportunista, demasiado ambicioso y no suficientemente dedicado a los principios del PSUV.

Y al igual que Frank Underwood, Cabello es excelente para conseguir que lo coloquen en puestos altos pero poco habilidoso en las urnas. En 2008 –a pesar de disfrutar del vasto respaldo financiero y logístico del gobierno, y el apoyo tácito de las muy parcializadas  autoridades electorales de Venezuela– perdió su reelección a la gobernación del estado Miranda, el segundo más poblado del país, contra Henrique Capriles, quien eventualmente retaría al mismísimo Chávez en la contienda electoral por la presidencia en el 2012.

La influencia de Cabello está formada de dos facciones políticas divergentes dentro del partido de gobierno de Venezuela: la pragmática y la ideológica. La primera, tipificada por Cabello mismo, es el clásico movimiento populista latinoamericano: nacionalista, corrupto y banal. La segunda, busca la revolución internacional y la transformación de la sociedad latinoamericana. A través de la petro-diplomacia, la última ha buscado convertir a la Venezuela socialista en una fuerza regional y de incidencia geopolítica global, usando fondos estatales para mantener relaciones clientelares con regímenes como Bolivia, Cuba, Ecuador y Nicaragua. Sus miembros supuestamente han trabajado para influir elecciones tan lejos como México, y a su vez han fortalecido lazos con países como Irán y Rusia.

En el cénit de su poderío, Chávez era capaz de manejar ambas facciones por medio de su poderosa personalidad. Antes de su muerte, sin embargo, le dejó su legado al campo ideológico. Cuando su salud comenzó a fallar, la influencia cubana sobre el gobierno venezolano creció, y el régimen de la Habana –con una economía altamente dependiente  la generosidad venezolana en forma de petróleo subsidiado y otras asistencias– insistió fuertemente en que  Maduro, un idealista de fuertes alzos con los Castro, fuese el sucesor. El diagnóstico del cáncer de Chávez también llegó en un momento en el que la influencia de Cabello parecía estar menguando. Viejas acusaciones de corrupción resurgieron, y algunos de sus aliados debieron ser eliminados. Este distanciamiento tuvo su pico en 201 2 cuando Chávez, durante una cadena, recomendó inesperadamente a Cabello que se lanzara a la candidatura del remoto estado Monagas. Aunque Cabello fuese originalmente de ahí, la propuesta anunciaba el exilio político. Cabello objetó.

Luego de la muerte de Chávez, y la consagración de Maduro como su heredero, la Constitución dejaba discutiblemente  a Cabello, como jefe de la Asamblea, como presidente encargado hasta que las elecciones pudiesen ser llevadas a cabo. Aun así, Maduro logró convencer a las autoridades relevantes de simplemente ignorar esta previsión, permitiéndole pasar al cargo (como presidente encargado) frustrándole a Cabello otra presidencia truncada.

A pesar de que los dos hombres se han dado apoyo públicamente desde entonces, la relación puede ser más tensa de lo que aparenta. En abril de 2013, luego de que Maduro ganara estrechamente las elecciones presidenciales contra Capriles, Cabello tuiteó a sus más de 1 millón de seguidores que el gobierno debía hacer una “profunda reflexión” sobre por qué había obtenido resultados tan pobres en relación a la elección anterior de Chávez. Como esta había tenido lugar unos pocos meses atrás (escasos 8 meses), la implicación detrás del mensaje de Cabello fue claro: Maduro es un lastre.

Información filtrada ha sugerido evidencia de una rivalidad interminable. En mayo del 2013, la oposición misteriosamente obtuvo unas grabaciones de Mario Silva, popular ideólogo y anfitrión de televisión pro-gobierno, discutiendo con un miembro de alto rango de la policía secreta de Cuba sobre asuntos internos del régimen. En el audio, Cabello, a quien Silva se refiere como un “gran hijo de puta”, fue pintado como hambriento de  poder, cleptómano mafioso, y constante pero inamovible espina que fastidia a Maduro

En público, el gobierno trató de desacreditar las grabaciones como acusándolas de ser ataques de la CIA, mas Silva fue rápidamente retirado del aire. Cabello salió del escándalo relativamente ileso y pronto apareció al lado de Maduro en la televisora estatal, luciendo intocable y haciendo que muchos venezolanos se preguntaran si él mismo había orquestado la filtración.

***

Y mientras Venezuela entra en su cuarta semana de protestas, el objetivo de la ofensiva de Cabello se mantiene difuso. Líderes de la oposición ha expresado su preocupación de que, ante una posible salida de Maduro, se corre el riesgo de que Cabello asuma el poder. Aunque inverosímil, la presidencia de Cabello requeriría de una elección nacional, a menos que se suspenda por completo la Constitución del país. Y las elecciones no han sido nunca el fuerte de Cabello.

Pero es major no pensar mucho en el asunto. Distinto de Frank Underwood, su contraparte Netflixana, el fin de Cabello puede no ser la presidencia misma. Es, por otro lado,  el poder con impunidad lo que busca. Si maduro cae, es difícil imaginar un escenario en el que Cabello no juegue un rol integral en decidir quién le sucede. Con una paca lo suficientemente alta, puede que a Diosdado no le importe mucho quién es el rey –mientras él siga siendo el as.

La Economía del Desgobierno

edo caricatura maduro hablaLo primero es aceptar lo siguiente: a nivel macro todos somos números. Sé que cuesta, porque todos vivimos inevitablemente sumidos en nuestra inmediatez, pero dada la imposibilidad de ver la realidad caso a caso hacemos uso de herramientas sintetizadoras como la estadística. Esto no niega todos y cada uno de nosotros seamos importantes y que cada una de nuestras opiniones sean legítimas, pero para efectos de análisis siempre seremos encasillados; lo siento por los humanistas que ven con desaprobación las prácticas de quienes estamos en el bando de los números.

Lo segundo es recordar por qué «la política» y «la economía» están casadas. Por un lado, la política es la dinámica del ejercicio del poder, es decir, el juego de los tomadores de decisiones. Por el otro, la economía es el entendimiento del sistema como organismo vivo, que no es otra cosa que el resultado de cómo se organiza la sociedad para satisfacer sus necesidades. Luego, los políticos, tomadores de decisiones en representación de la sociedad, diseñan reglas de juego para que todos podamos tomar decisiones que satisfagan nuestras necesidades; y esas reglas de juego se diseñan, por lo general, en función del contexto económico ¿Se ve? Es una calle de dos vías.

***

Febrero me ha dado mucho que pensar, creo que a todos los que vivimos en Venezuela. Reconozco que caí en un vórtice de emociones revueltas y que me hice adicta –en todo el sentido de la palabra– a Twitter, quería ver más fotos, más videos, más panfletos, más opiniones, más artículos, más mentadas de madre a algún @fulano por haber dicho o dejado de decir cualquier intrascendencia. Por casi tres semanas no dormí una noche completa, lo palpable de la incertidumbre, la repulsión a tanta fuerza bruta, a tanto cinismo, a tanta histeria y anarquía me perseguía hasta en el subconsciente. El agotamiento físico le hacía eco a la angustia que sentía en el pecho, pero también a la mezcla de trabajo + protesta + cacerolazo + ejercicio como método de desahogo, y la escritura, mi fiel amiga que encuentra musa cuando mis pensamientos se abaten.  Así que decidí que aquello no podía continuar: «¿Qué vaina es, Amanda? Tú eres una mujer grande y capaz de pensar en frío. Mente sobre todo lo demás.» –me dije a mí misma. Y mi primer instinto fue diagramar el tablero.

Hay cinco tipos de jugadores en lo político. De derecha a izquierda:

  1. El opositor radical: guarimbero que está buscando la renuncia de Maduro, capaz de caer en métodos violentos (sin implicar muertes, pero sí fuego, piedras, barricadas). Maldice a los opositores light por condenar la guarimba apelando que dictadura no cae con marchitas faranduleras. Se indigna porque sus reclamos son tan válidos como los de cualquier otro ciudadano de este país y no cree en posibilidad de diálogo alguno. Está descontento con todo lo que emana del gobierno.
  2. El opositor light: institucionalista que llama a la paz y al diálogo, que, aunque coquetee con la idea de la renuncia de Maduro, es incapaz de aceptarlo. Maldice al opositor radical por crear caos y presentar una postura que «no suma», pero sí va a marchar. Cree fielmente que no hay posibilidad de que haya un cambio si «no bajan los barrios». Está descontento con la situación del país.
  3. El escéptico: perdió la fe en la humanidad hace mucho tiempo, no se identifica ni con la oposición ni con el gobierno pero llegada la elección toma postura. No es ciego a los problemas que enfrenta el país, pero tampoco cree que Maduro renuncie.
  4. El chavista que no es madurista: izquierdoso de corazón que da buen testimonio del legado de Chávez. Votó por Maduro sólo porque fue el designado. No está de acuerdo con cómo están yendo las cosas, pero como no se identifica con los líderes opositores tampoco protesta. Está convencido de que Maduro no saldrá porque no vienen elecciones ni se ha cumplido el período constitucional para solicitar un referendo. Está descontento con la situación del país.
  5. El chavista adoctrinado: religioso del Socialismo del Siglo XXI y la Revolución Bolivariana porque se siente beneficiario directo de las políticas de Chávez. Cree en la guerra económica, en la regulación de las ganancias, en el odio fascista, en la Paz de Maduro y en todo lo que el gobierno diga. Está contento con la situación del país.

La proporción política la conocemos de memoria: un país partido prácticamente en dos. La tensión de febrero afinó cada una de las posturas y ante la adversidad cada quién se aferró ciegamente a sus creencias, negando casi por completo la posibilidad de que cualquier otro grupo tuviese algo válido que decir. Nadie cede terreno, pero todos claman democracia, olvidando que la democracia es precisamente la libertad para que cada quien sea libre de pensar como mejor le parezca y permitir que las negociaciones lleven a la sociedad al mejor resultado posible. El problema es que la democracia es una idea liberal y tenemos demasiados años viviendo un gobierno de militares. El resultado: el serrucho está trancado en el diálogo político.

Pero la economía no espera. La falta de acciones también son decisiones que se reflejan en el sistema agregado. Que el gobierno decida ignorar a medio país ha hecho que medio país decida parar sus actividades normales y se dedique a protestar. Alguien podría decir que por más masivas que hayan sido las concentraciones, no es cierto que medio país esté protestando, pero eso sería ignorar el pecado por omisión. Los opositores radicales están en las calles, los opositores light se les suman de vez en cuando, y los escépticos y chavistas-no-maduristas miran la protesta en silencio, aunque sí desaprueban del uso excesivo de la fuerza y declaraciones como las del ilustre Ministro Héctor Rodríguez. Así que la crisis de gobernabilidad es innegable: la actividad económica ha bajado el ritmo, más de lo que ya estaba. Mientras los turnos se recortan, mientras la gente no puede llegar al trabajo, mientras las personas dejan de salir y prefieren quedarse en su casa, mientras las guarimbas impiden que la logística de distribución funcione con normalidad la escasez –que ya pasaba el 30%– se agudiza, y por tanto la gente se desespera y barre con lo que queda en los anaqueles.

Pero como dijimos al principio, la relación economía-política es una calle de dos vías. El origen de la protesta es la denuncia de un grupo que no se la cala más, que siente que su calidad de vida se desmorona y el gobierno –que aunque sea electo por mayoría es representante de todos– no solo desconoce el reclamo, sino que se burla de él.  El gobierno juega a enfrentar a la oposición con una retórica ambivalente, de paz y fascismo, de guerra económica y conferencias de la verdad, sin materializar una sola concesión, sin tomar en serio lo que medio país corea: el modelo productivo de economía planificada no sirve, no crece, no es confiable. Y eso no es un invento de los empresarios venezolanos, que según los voceros de Miraflores son marcianos con rashos láser llenos de odio que lo único que quieren es la destrucción del pueblo, esa es la conclusión de 200 años de estudios económicos. Y mientras el serrucho sigue trancado se hace más ensordecedor el rugido de una economía descontenta que suena a colas, a desabastecimiento, a dólar paralelo por los cielos, a inflación voraz.

Es verdad que estamos polarizados en votos, pero a la economía eso no le importa, ella no discrimina por el simple hecho de que todos somos parte de ella, y por eso, como dijo Lorenzo Mendoza en la fulana Conferencia de Paz: en lo económico no estamos polarizados. Si tomamos a los cinco grupos de jugadores que describimos , lo más probable es que la mayoría de los venezolanos estén descontentos con la situación económica.

Yo no veo a Maduro, ni a ninguno de sus asesores, dando su brazo a torcer porque para ellos no existe otro juego que el político. Pero mi opinión individual se diluye en la masa, lo que importa, es lo que el gobierno piense sobre la mayoría.

Que no se nos olvide

ImageHace tantos días que Venezuela no descansa que comenzamos a olvidar.

Quizás quien lee fue de los que inició la ola de protestas que protagonizan venezolanos sin fronteras, o quizás de los que despertaron tras la noche del horror, pero sea como fuere, los días pasan y las memorias se hacen difusas.

Y cuando el cansancio golpea es cuando más debemos recordar las razones que nos llevaron a la calle, a la barricada, a la pancarta. Así que recordemos:

Recordemos que el 2013 cerró con una inflación de 56,1%, y que la de enero 2014 fue de 3,3%. A este ritmo, sus ingresos compran menos cada día y eso indigna, pero ¿sabe qué indigna más? Que la inflación es conscientemente promovida por el gobierno central, para que PDVSA pueda enfrentar sus obligaciones en bolívares, pero nos ven la cara de bolsas y nos dicen que es una «guerra económica», la única del mundo.

Recordemos que en enero 2014 la escasez promedio de productos básicos llegó a 28%, lo que obliga a todo el mundo a hacer largas colas, a comer «lo que haya» y a vivir pendiente de las bolsas de quienes ve caminando por la calle; y eso irrita, pero ¿sabe qué irrita más? Que la escasez de productos se deba a la negativa del gobierno central de tener una política cambiaria confiable, y la insistencia en dejar caer el flujo de caja de PDVSA sin rendir cuentas.

Recordemos que el 2013 cerró con un aproximado de 24.763 muertes violentas, con una tasa de impunidad que supera el 90%, sin contar que no hay cifras oficiales del mundo de los secuestros express; y eso enfurece, pero ¿sabe qué enfurece más? Que sea consecuencia de que año a año el presupuesto nacional para Seguridad Ciudadana decrece.

Recordemos que cada día huyen más venezolanos de una tierra que mengua las oportunidades de progreso, que en medio de una gran bonanza petrolera hay hospitales sin insumos, escuelas que se caen a pedazos, universidades públicas que se paran por falta de presupuesto y pare usted de contar… seguramente usted es protagonista de más de una de esas estadísticas. Y así llegamos a febrero.

En medio de ese asedio, ese que nos impulsa a los límites del individualismo frente a la sensación de que el Estado nos abandonó y se dedicó a proteger su estadía en el poder –poder que se escribe con letra$ verde$– salió el #1F Leopoeldo López a protestar por la situación de abundante escasez, inseguridad y desabastecimiento que el país atraviesa, y anunció que su partido, Voluntad Popular comenzaría a llevar adelante una serie de asambleas de calle para discutir #LaSalida…

El #2F López, Ledezma y Machado convocaron a una gran marcha para el 12 de Febrero. El primer llamado creó división entre los opositores.

El #4F la ULA-Táchira salieron a protestar en contra de la inseguridad tras el intento de violación de una estudiante en el campus universitario, lo que levantó una ola de protestas de varias universidades que habían reajustado horarios recientemente por medidas de seguridad.

Las protestas continuaron, y el #6F un grupo de estudiantes tachirenses fue acusado de atacar la residencia del gobernador de ese estado, el señor Vielma Mora, y como resultado hubo tres estudiantes detenidos que fueron llevados sin explicación (o razón aparente) a Coro. Las protestas continuaron y se fueron expandiendo, ahora para exigir la liberación de los estudiantes detenidos.

El #12F se llevó a cabo la marcha convocada por López, pero ya no solo era por el descontento general con la conocida «situación país», sino para llevar un comunicado a la Fiscalía General y exigir la liberación de los estudiantes tachirenses. Ese día los ánimos estaban caldeados, la protesta se extendió y hacia el final de la tarde aparecieron los primeros pistoleros que frente a la mirada silente y cómplice de los cuerpos policiales que abrieron fuego contra los manifestantes desarmados. Esa tarde murieron Bassil Da Costa (1), un estudiante de la Universidad Alejandro Humboldt, y Juan Montoya (2) ex-policía, ambos de disparos en la cabeza. Con la noticia Venezuela entera se estremeció… «¿Muertos en protestas de estudiantes? ¿Qué es esto?».

Esa tarde CONATEL saca a NTN24 de la parrilla de televisión por cable por reportar los hechos violentos del día. La protesta se movió a Chacao donde se repitió la escena, esta vez con más violencia, de lo que resultó muerto Roberto Redman (3), piloto… «¿Otro muerto? ¡Esto se está saliendo de control!». Horas más tarde comenzó a decirse que se había emitido una orden de arresto contra López por cargos de terrorismo, incitación a delinquir y daños a la propiedad y homicidio… «Enloquecieron ¿Terrorismo, de pana?». Y a todas estas el gobierno en cadena nacional inauguraba un monumento de La Batalla de La Victoria y Gustavo Dudamel dirigía un concierto que hacía homenaje. El presunto asesino de Montoya (oficialista) aparece al día siguiente, denunciado por el gobernador de Aragua, Tarek El Aissami (¿por qué el gobernador de un estado donde no murió el hombre declara?), ante las cámaras de CNN.

El #13F continúan las protestas estudiantiles, ahora no solo reclamando la inseguridad, la escasez, la inflación, la liberación de los estudiantes tachirenses, sino exigiendo justicia para con los asesinos de Da Costa, Montoya y Redman. Ese día distintos voceros del oficialismo denuncian ataques a edificios oficiales y el señor Maduro adopta la que de ahí en adelante será su postura: «estos grupúsculos» están «creando focos aislados de violencia» para destruir obras públicas… comenzarán entonces los masterpieces, videos editados con imágenes de vidrios rotos y vehículos incendiados. Por otro lado las redes sociales comienzan a estallar con contenido viral que documenta desde todo ángulo posible la violencia carroñera y descarada, amparada por guardias nacionales inmóviles, hacia las manifestaciones de civiles desarmados.

El #14F continúan las protestas, primero pacíficas, luego reprimidas con brutalidad, y continúa el cerco informativo, esta vez Twitter Co. Declara que el gobierno venezolano bloquea imágenes en la red social. Son hackeadas las cuentas de NTN24 y el PSUV. La desinformación formal sólo incrementa la viralidad de todo lo que sube a las redes sociales. Se formaliza la costumbre de encadenar durante el prime time para negar la escalada de violencia y acusar de fascistas a los manifestantes opositores; cada día se radicaliza más el discurso, y aparecen testimonios de lesionados –sin morados ni rasguños– denunciando violencia de parte de manifestantes.

Continúan las protestas, los intentos de allanamiento a Voluntad Popular y a la casa de los padres de López sin orden judicial, la represión, la violencia, las guarimbas. Apoyos y repudios van y vienen, y entre dimes y diretes López convoca una marche para que lo acompañen a entregarse a las autoridades el #18F pues dice que no tiene nada que temer. Continúan las detenciones, los maltratos, las torturas, las violaciones por parte de los cuerpos de orden público. Violencia desbordada y las protestas crecen en todo el país.

Tentando al diablo y con el mayor descaro del mundo, Nicolás Maduro convoca una marcha oficialista en el mismo punto de encuentro y a la misma hora que la convocada por López, sobornando a los trabajadores de PDVSA a presenciar la firma de su contrato colectivo (luego de casi dos años de negativas y repetidos encarcelamientos de los sindicalistas petroleros). Con la consigna «¡No entran fascistas a Caracas!», refiriéndose al Municipio Libertador, se bloquea el acceso en sentido E-O de la autopista Francisco Fajardo, el Boulevard de Sabana Grande y la Avenida Libertador. Y en medio de una multitud que, más que apoyarlo a él, está indignada con los recientes acontecimientos, se entrega a efectivos de la GNB. Al final de la noche se sabe que Diosdado Cabello personalmente condujo a López hasta el Palacio de Justicia, supuestamente por orden de Maduro (¿alguien sabe por qué el presidente del poder legislativo recibe órdenes del ejecutivo para cumplir funciones judiciales?) y posteriormente se informa que se ha postergado su audiencia y que lo llevan detenido a Ramo Verde, una prisión militar (siendo López un civil). Esa noche Maduro se vanagloria de haber garantizado la vida de seguridad de López, haciendo clara referencia a la constante violación de derechos humanos que ocurre en sistema de (in)justicia venezolano. Esa noche, en Carúpano, muere José Ernesto Méndez (5), estudiante menor de edad, arrollado por una camionera que pasó por encima de su cabeza en una manifestación.

Comienzan a salir órdenes de detención a nombre de más dirigentes de Voluntad Popular. Las protestas continúan, al igual que la violencia en contra de los manifestantes, y el #19F muere Génesis Carmona (6), estudiante y Miss Turismo Carabobo, tras un disparo que recibió en la cabeza el día anterior… «¡Cinco muertos! ¿A dónde va a parar esto?». Siguen las protestas en todo el país, Maduro insiste que todo es una conspiración para darle un «golpe de estado blando», continúa sin anunciar medidas para procesar a los asesinos y esa noche el Canciller Jaua (¿alguien sabe por qué el vocero de la política exterior hace declaraciones de orden interno?) declara que nadie está preso por protestar, sino por incurrir en actos violentos, y Venezuela entera siente el sabor a bilis ante tanto cinismo. Los opositores salen a protestar en mayores números, los chavistas simplemente guardan silencio. Ese mismo día se registraron disparos en una manifestación en Puerto Ordaz, e irresponsablemente, el Ministro de Interior, Justicia y Paz, Rodríguez Torres, denuncia la muerte de un ferrominero, Jesús Gutiérrez, pero luego es desmentido por un medio local. Esa tarde la audiencia de López se lleva a cabo en Ramo Verde y no en el Palacio de Justicia, donde una multitud le esperaba en apoyo.

Esa noche la violencia represiva llega a su clímax: una noche sin sueño invadida de videos y fotos de grupos armados, oficiales y paramilitares, ganando terreno por todo el territorio, especialmente en Caracas. Se levanta un caldo de odios que empuja a cuanto ser tiene alma hacia su lado más radical… «¡No es posible que el Estado esté reprimiendo de esta manera! ¿Con quién cuenta uno entonces?». Esa noche se anuncia la militarización del estado Táchira, lo que significará un bloqueo informativo más fuerte aun en ese estado; hubo denuncias de corte de luz y servicios de comunicaciones esa noche y en días posteriores (aún hoy sigue la desinformación).

El #20F continúan las protestas. Fallecen Delia Elena Lobo (7) en Mérida, por heridas sufridas al pisar una trampa de alambre de púas de alguna guarimba arrabalera, y  Arturo Alexis Martínez (8) en Barquisimeto, dirigente del PSUV y hermano del diputado Francisco Martínez, de un disparo en el pecho. Sigue la violencia en la calle, sigue la negación en las cadenas de radio y televisión; aunque se habla de paz la energía es otra. Se registran aviones y helicópteros de guerra sobrevolando San Cristóbal y Barquisimeto… «¿Es en serio? Con la inseguridad que hay en este país ¿y sacan el ejército a combatir civiles con barricadas?»

El #21F se producen movilizaciones a las defensorías del pueblo de todo el país,  para exigir respeto a derechos humanos, cese a la persecución política, a la represión y el establecimiento de responsabilidades ante las muertes y hechos violentos ocurridos a partir del 12 de febrero, liberación de los manifestantes y presos políticos, así como el desarme de los grupos irregulares. Esa noche muere Santiago Enrique Pedroza (9) en Caracas, al degollarse con una guaya colocada en una gaurimba nocturna. Esa noche, Rodríguez Torres exige justicia para los asesinos del joven de 29 años. Aunque el episodio es horroroso, la gente se indigna por la evidente discriminación de la administración de la justicia desde los personeros del gobierno, o al menos el discruso.

Cumpliéndose 10 días de protesta ininterrumpida la MUD convoca concentraciones en todo el país para pedir paz para el #22F. Las calles se llenan de Oriente a Occidente. Esa tarde, se confirma la muerte de Geraldin Moreno (10) muere en Valencia como consecuencia de perdigones disparados en su cara.

El #23F, en lo que parecía un día de tregua, en medio del silencio y el agotamiento, se confirmó la muerte de José Alejandro Márquez (11), quien tenía varios días en coma tras recibir una fractura de cráneo a manos de un GNB que lo golpeó con su casco. Maduro, en un acto desesperado, decreta no laborable el #27F en conmemoración de los 25 años del Caracazo, y para que se alargue el puente de Carnavales. San Cristóbal sigue sitiada, al parecer Mérida se le ha unido pero la desinformación no ayuda. Además, cuerpos de contrainteligencia intentaron detener al General Ángel Vivas sin orden de detención; el hombre salió al porche de su casa con una ametralladora y un chaleco anti-balas diciendo que si entraban abriría fuego, los oficiales se retiraron.

A la fecha el diputado Miguel Pizarro ha denunciado más de 500 detenciones en manifestaciones, y múltiples voceros han denunciado tortura, vejaciones, maltratos y hasta cobro de soborno por liberación de los estudiantes detenidos. Todos han sido liberados bajo la condición de no hacer declaraciones a medios de comunicación ni aparecer en eventos públicos.

Hoy #24F Venezuela amanece en protesta por cuarta semana consecutiva, siendo testigo de un febrero sangriento que ha cobrado 11 vidas en nombre del odio político y la desesperación de los ciudadanos que se sienten desamparados ante un Estado criminal y parcializado.

Voces se han sumado desde el exterior, unas más contundentes que otras. Todas piden paz para Venezuela.

Pero ¿cómo se alcanza la paz cuando no hay reconocimiento ni diálogo? Cuando el gobierno auspicia, protege, a grupos armados parapoliciales/paramilitares que arremeten abiertamente en contra de civiles desarmados ¿cómo se alcanza la paz cuando la fuerza del Estado se usa en todo su esplendor para reprimir protestas pacíficas y no para combatir la inseguridad?

¿Cómo se alcanza la paz en medio de la total anarquía que sirve de velo a los problemas económicos de raíces profundas?

Amanecerá y veremos.

Por ahora, #ElQueSeCansaPierde

Caldo de odios

elquesecansapierde600Podíamos no haber estado de acuerdo con #LaSalida, la verdad fue una movida apresurada. Podemos, viendo en retrospectiva, pensar que se pudo haber protestado de otro modo, e incluso, podríamos reclamarle al pasado no habernos dado señales más claras de que el gobierno estaba dispuesto a llegar tan lejos. Pero en este momento, pensar en lo que pudo ser y no fue nos distrae de hacer frente a la realidad de hoy, del #20F de 2014, cuando nos encontramos en el ojo del huracán.

Anoche el gobierno cruzó una línea, algunos dicen que pasamos “de la dicta-blanda a la dicta-dura”, recordando esa transición entre Delgado Chalbaud y Pérez Jiménez. El #19F fue la noche del horror, mientras el Presidente se encadenaba para defender a sus queridos Metrobuses, y los tres alcaldes del Municipio libertador le sonreían a la cámara vistiendo cascos rojos en El Parque Carabobo, la Guardia Nacional Bolivariana disparaba a pocos metros del show hacia, por lo menos, dos civiles desarmados que ejercían su derecho a la protesta (uno en La Candelaria y otro en la Av. Panteón). Y esos fueron los que quedaron registrados, quien sabe cuántos más corrieron con esa suerte y se los tragó el silencio, o alguna cuneta de la ciudad de la furia.

Durante la cadena, mientras el Ministro de Interior, Justicia y Paz acusaba a paramilitares colombianos de infiltrarse al estado Táchira a crear guarimba, y sin darse cuenta de que le estaba diciendo la Almiranta en Jefe –y de carambola a todo el que está al frente del Ministerio de la Defensa– que es una incompetente resguardando las fronteras venezolanas, se puso el cerco más brutal de represión a civiles que haya dado cuenta la historia contemporánea de Venezuela: apagón, desconexión de comunicaciones, corte de servicios básicos y militarización de San Cristóbal.

Anoche, con un país sitiado por la mezcla de opositores que alzan la voz con reclamos legítimos, desde el encarcelamiento injustificado de López hasta el desabastecimiento de papel toilette, y con la palmada en el hombro de los chavistas que permanecen en silencio, el gobierno hizo gala de toda la renta petrolera que ha derramado sobre las Fuerzas Armadas contra barricadas de basura en llamas y civiles con banderas en las manos. Ayer, hubo un punto de inflexión.

Los tenues velos que aún tapaban la no intención de la Revolución Bolivariana para vivir en democracia cayeron al piso. La negativa de Maduro de reconocer las muertes violentas a manos de pistoleros paramilitares, independientemente de nuestra tendencia política, no puede ser visto con tolerancia. Maduro y su cúpula insisten en negar el descontento de millones de venezolanos aplicando la receta de El Príncipe de crear enemigos externos; y aplicar política para tontos en una situación tan vulnerable le puede salir caro.

Ayer fuimos testigos, gracias a la cobertura en redes sociales, de la violencia de un Estado criminal al que sólo le interesa perpetuarse en el poder. El sistema comenzó a implosionar en Venezuela, y ningún venezolano –ni rojo, ni blanco, naranja o amarillo, ni gocho, ni margariteño, llanero o guayanés– lo puede negar, hacerlo sería una disociación como para diagnosticar esquizofrenia; o al menos DOUBLETHINK como lo llamaba Orwell. La paz de Maduro se escribe con sangre.

Podíamos no estar de acuerdo con el detonante, pero no podemos ser indiferentes a los resultados y las reacciones de las partes. Siempre pensé que era ridículo que la Primera Guerra Mundial se hubiese desatado con la muerte de un archiduque, pero ahora entiendo que cuando la gente está hastiada cualquier chispa es suficiente para encender la calle, y que independientemente de lo que uno creyera antes de encontrarse en el hervidero, los actos de las personas te van sensibilizando/radicalizando.

Ya hoy no importa por qué empezó todo esto, lo que importa es que nos ayudó a darnos cuenta que estábamos de rodillas y no nos habíamos dado cuenta. Ahora nos toca dar la lucha, o terminaremos con los grillos en los talones y la dignidad en el suelo.

“Un hombre libre es aquel que, teniendo fuerza y talento para hacer una cosa, no encuentra trabas a su voluntad.”

– Thomas Hobbes

#ElQueSeCansaPierde